• bajoinfinitasestrellas

Iglesia de Santo Tomé (Bemantes, Miño)


En lo alto del Ayuntamiento de Miño, esta iglesia barroca guarda dos tesoros de gran valor además de estar en un entorno de calma donde el sol parece querer quedarse antes de ocultar sus últimos rayos.

La visitamos dos veces, la primera de ellas, con la puesta de sol. Frente a la iglesia, esta bonita imagen que publiqué hace unos días en Instagram, da fe de la serenidad del lugar, el gran horizonte y los prados que la enmarcan en un alto desde el que se alcanza a ver el mar.

La segunda, ya con la información que Alba Arranz nos facilitó el día en que estuvimos en la Oficina de Turismo de Miño, fuimos a la eucaristía lo que nos permitió admirar su interior.

De estilo barroco, es una maravilla recorrer su exterior, contemplar su espadaña...

El último sol coloreaba la piedra de ocres y dorados.

La fachada principal fue reformada en el siglo XVIII y cuenta con una puerta terminada en arco plano.

Sobresale la espadaña de dos cuerpos, el primero compuesto tiene tres machones que dan lugar a los huecos donde se ubican las campanas, mientras que el segundo lo ocupa un cuerpo central flanqueado por pináculos. Llama poderosamente la atención la imagen de Santo Tomás que nos da la bienvenida y ocupa el espacio central de la fachada.

Su excelente estado de conservación me hace agradecer una vez más la preocupación y el interés e inversión de este Ayuntamiento en todo su Patrimonio Cultural y Religioso. Pienso que conservar, dar a conocer, cuidar... es siempre honrar nuestro pasado, nuestra Historia. Y también el mayor legado que dejar a las venideras generaciones.

De planta rectangular y una sola nave, el paso de la misma al presbiterio, se hace a través de un arco triunfal. Aunque austero, en su interior, son de gran belleza las imágenes.

Y también lo es el retablo de madera que conforma el Altar Mayor.

Leyendo sobre su Historia, es difícil datar su construcción pues son pocos los datos que se tienen y muchas las diferentes reformas y cambios que ha sufrido con el paso del tiempo.

Del primitivo templo románico se conservan sólo los muros de la nave. la desvirtuación de los arcos de las ventanas que han derivado en una forma angular y no de medio punto, unido apuntamiento que muestra en el interior el arco de la puerta y la ausencia total de canecillos con formas y figuras, hacen pensar que la edificación tubo lugar ya avanzado el siglo XIII.

Y es en este punto, en el que me acerco a la cronología, en el que quiero mencionar los dos tesoros que al principio anuncié: LA PILA BAUTISMAL y el SEPULCRO ANTROPOMORFO.

La pila bautismal de origen románico, fue realizada en dos piezas. "La copa es semiesférica, con bandas verticales que alternan el trabajo en resalte y rebajado, con los que intentan emular de manera tosca una copa gallo- nada. La base es una pieza troncopiramidal invertida, sin decoración. La simplicidad de la pila bautismal no permite establecer una cronología precisa, si bien se puede afirmar que por sus amplias dimensiones y su tipología pertenece a la órbita románica."

En el atrio, junto a la capilla del Evangelio, este sepulcro antropomorfo data del siglo XII y es testigo mudo, noble y robusto del paso del tiempo.

Con el interior antropomorfo, no conserva la tapa que en su día tuvo y tampoco sabemos con certeza cuál sería su ubicación original. Pero, aun así... su belleza es indiscutible y la fortuna de poderlo observar hoy, tras tantos años, es un regalo sin igual.

Sin duda, es otro testimonio más del pasado medieval de este templo y su origen románico.


Y, si hasta aquí has llegado, te invito con ilusión a que veas el vídeo para sentirte en el lugar y apreciar su belleza.

Fuentes consultadas:





Visita e imágenes tomadas el 7 de febrero de 2022 y

el 27 de marzo de 2022








20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo