top of page
  • Foto del escritorbajoinfinitasestrellas

Castelo de San Francisco Xavier - Forte do Queijo


Dejando atrás la bonita ciudad de Oporto y rumbo a Matosinhos, no quisimos perdernos esta sorprendente visita que nos hizo dar un salto en el tiempo, lejos de las grandes avenidas, el tráfico, los altos edificios... Allí, junto a la orilla, nos esperaba esta pequeña fortaleza costera de construcción maciza con una entrada en arco sobre el que descansa el escudo de armas portuguesas.


El precio de la entrada para los adultos es de 0,50€. Justo al cruzar el puente levadizo, un amable hombre las vende y da el acceso a la exposición, a una sala con armas y vestimentas militares, a una cafetería y a estancias en las que había artículos de artesanía.

Viajando descubres mucho más de lo que imaginas y siempre, ha de imperar la máxima del respeto y la ley popular de "allá donde fueres, haz lo que vieres". En este caso, ambas premisas me han venido a la mente pues estas normas de educación y cortesía que, para algunos de nosotros son obvias, estaban allí colgadas y pensé... son necesarias, en muchos casos, es prioritario volver a hablar de aquello que hasta hace bien poco se daba por hecho, ninguno lo cuestionábamos, se guardaban las formas... quizá había otro respeto. Y aquí lo dejo, pues no quiero suscitar polémicas ni incomodar a nadie con este comentario.

Subiendo, llegamos a la cubierta donde los cañones apuntaban al intenso azul océano y en las garitas parecía que todavía se hacían las guardias oportunas siguiendo con riguroso orden las horas de servicio.


Está rodeado por un foso y en la fachada principal, su puente levadizo. Dice la tradición que en el lugar en el que se levantó, había una enorme roca con forma redondeada que parecía un queso y eso es lo que le ha dado este segundo nombre: CASTELO DO QUEIJO.

Se construyó a expensas de la ciudad de Porto durante la I Guerra de Restauración posiblemente, entre los años 1661 y 1662. En 1751 se lo dotó de un capellán privado para asistir a los militares. Durante el cerco de Porto, estuvo ocupado por las fuerzas miguelistas, a pesar del bombardeamiento insistente de las baterías de la luz y los navíos liberales.

Posteriormente fue abandonado y saqueado siendo en el año 1839 entregado a la guardia de la compañía de Veteranos. En 1846, durante la Revolta de Maria da Fonte y habiendo sido ocupado por las tropas de la Junta de Porto, fue dirigido por la fragata "Iris", fiel al gobierno de D. Maria II. En 1890 fue entregado a la Guarda Fiscal que en él permaneció hasta 1910.

En 1949 fue cedido al Nucleo da Brigada Naval da Legiao portuguesa de Porto que allí estuvo hasta el 25 de abril. Actualmente se encuentra bajo la guardia y cuidado de la Associaçao de Comandos.

Con el olor a la brisa, dejamos el fuerte visitando la sala que recogía cientos de armas, de munición, de uniformes, de documentos escritos... Y así, su Historia se quedó en nuestro recuerdo ya para siempre.

Visita e imágenes tomadas el 20 de julio de 2023










33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page