• bajoinfinitasestrellas

Ermita de la Virgen de Chamorro


Esta es y será probablemente, una de las entradas que más dudo y dudaré en publicar. Visitar esta ermita dejó en mí una extraña sensación y lo que la hace más tangible es que también mi madre, que era quien me acompaña, la sintió de la misma manera.

Ella había escuchado hablar de este lugar, del gran fervor con el que miles de devotos acuden con vívida fe, especialmente el día de la romería. Incluso charlábamos las dos de algunos familiares y su ansia y emoción al subir a la ermita. No es de extrañar que algunos recorran el via crucis de rodillas como penitencia o como promesa a la Virgen de Chamorro, también conocida como Virgen del Nordés, nombre sin duda que evoca su relación con el mar pues el Nordés es el mejor viento para pesar en la ría de Ferrol y también porque la ermita está orientada hacia el Nordeste de la ciudad.

Hallándose en la Parroquia de Serantes (San Salvador), lugar de Serantellos (Ferrol), fue construída a finales del siglo XV y comienzos del XVI. Su ubicación constituye un excelente mirador de la ciudad y de toda la ría de Ferrol. Disfrutamos mucho de las vistas, de la inmensidad que desde allí se vivía, del verde, el azul de la ría y el azul del cielo. Todo esto lo verás mejor en el vídeo, pues las imágenes en movimiento ayudan a atrapar las panorámicas y a dejarte llevar por ellas.

Bordeamos la ermita antes de entrar en ella, fijándonos en su construcción y en el crucero del siglo XVII, levantado cuando se reformó el lugar.

Única nave rectangular y muros de sillería de granito, alternados con los de mampostería. El muro sur de la cabecera conserva una inscripción que permite datarla en el primer tercio del XVI. Se realizaron obras posteriores en el XVII. La capilla mayor cuenta con una bóveda de crucería de 13 claves, donde la piedra dibuja una estrella de 4 puntas, allí se sitúa el retablo barroco presidido por la imagen de la Virgen con el Niño, bajomedieval. Hay una leyenda asociada a la Virgen de Chamorro o Nuestra Señora del Nordés. En 1666, recién formada la Cofradía de la Virgen de Chamorro se organiza la romería para difundir la devoción. Desde lo alto del monte se divisaba la ría, con las escuadras reales invernando y esperando la orden de partida con destino a alguna batalla naval. Un día un pescador, con el bote a punto de hundirse bajo el mar embravecido, implora ayuda a la Virgen del Nordés y angustiado, exclama: "Xa morro". La Virgen lo salva y desde entonces se denomina al lugar, la ermita de Chamorro. Desde sus inmediaciones se puede contemplar una magnifica vista de la ciudad y la ría de Ferrol. (https://www.turismo.gal/recurso/-/detalle/5017/ermida-da-virxe-de-chamorro?langId=es_ES&tp=8&ctre=31 )

Y entonces, entramos en su interior. Fue entonces cuando mi corazón se encogió. Oscura... muy oscura y con gran cantidad y variedad de velas encendidas como única iluminación, además de la que entraba casi tímidamente por la puerta lateral. Desde siempre me han gustado las iglesias, las catedrales, las ermitas y capillas con luz, no necesariamente una luz fuerte; pero sí la claridad suficiente como para sentir vida y alegría a la par que recogimiento y sosiego. En este caso, quizá lo que más llamó mi atención y continúa haciéndolo cuando miro de nuevo estas fotos y los vídeos... es que, sus paredes estaban negras. Recordé por unos instantes nuestra visita a El Rocío y el lugar en que se depositaban las velas por ofrendas, peticiones y agradecimientos. Miles y miles. Su humo acumulado durante años y años había ennegrecido las paredes y así estaban también las de esta ermita, que además, como después supe, sufrió un terrible incendio.

Me acerqué al altar y me quedé maravillada con la cantidad de flores que tenía la Virgen y con su talla tan diferente a todas las que he ido conociendo. No se le veían los brazos y el Niño Jesús, parecía salirle del corazón.

Ya con calma, días posteriores a la visita, leí sobre ella y he ido consultando diversas fuentes antes de escribir estas líneas. Quisiera entre ellas, destacar la descripción de la Virgen y de la ermita que hace José Montero y Aróstegui (1817-1882. Autor de Historia y descripción de la ciudad y departamento naval del Ferrol.

Después de cursar los primeros estudios, aprende latín y humanidades y se familiariza con el Derecho Civil y Administrativo. Poco después consigue un puesto de trabajo en el Ayuntamiento de Ferrol llegando a ser designado secretario mayor y encargado-responsable del archivo municipal también llega a ser juez de paz.

Sus documentaciones son realmente un legado maravilloso y de incalculable valor. Siempre pienso que ojalá existiesen más historiadores, archiveros, documentalistas, más contadores de historias y más escritores. A veces temo que tanto progreso, tanta tecnología... vaya borrando Nuestra Historia, Nuestra Memoria. Pero esta es otra reflexión y ahora me gustaría que leyeras su escrito).

Cerca de la cima de la elevada montaña que domina la ciudad del Ferrol por el N., se ve una ermita sencilla donde se venera una imagen cuya descuidada y tosca escultura da a conocer su antigüedad. Esta imagen, que atrae la general devoción de todo aquel país, se conoce con el nombre de Virgen de Chamorro. No es posible adivinar el verdadero origen de la advocación que distingue a este santuario y por eso el erudito Sarmiento se pregunta en sus curiosos apuntes, ¿si Chamorro vendría de Clamore? … Pero según otros historiadores , acaso se derivara esta voz del monte donde está situada la ermita o de la disposición que presenta la imagen de la Virgen en su cabeza, por el modo con que la tiene adornada, de lo cual hay muchos ejemplos en otras imágenes de los primeros siglos de la Iglesia que se conservan en las catedrales más antiguas. Consta, si, que al acudir los vecinos de Serantes en 1666 al obispo de Mondoñedo, solicitando licencia para fundar una cofradía a favor de aquel solitario santuario, decían en la súplica que había largos tiempos que concurrían muchas gentes a visitar la imagen, cuya figura tiene que excitar necesariamente la curiosidad. No se le ven brazos , y parece que le sale del pecho la imagen de Jesús. La cabeza está adornada con peluca y un rostrillo de plata, sobre el cual sobresale una corona de mismo metal. Los vestidos son iguales a los que por el país acostumbran a usar las demás imágenes.
El santuario de Chamorro – continúa diciendo Montero y Aróstegui- es digno de una particular contemplación por el elevado virgen de chamorro-1lugar que ocupa y por la general devoción que atrae. Está cercado de un muro descuidadamente formado por la inmensidad de peñas que existen en su inmediación y sobre las cuales se eleva la ermita. Nada más pintoresco, nada más encantador que la vista que presenta el país con sus risueñas campiñas y sus hermosas rías desde los rudos pórticos de aquel solitario lugar donde únicamente se oye el silbido de los vientos y las oraciones de los fieles que, postrados a los pies de la Virgen, vierten lágrimas de aflicción, de ternura o de reconocimiento.
En el año de 1856 hubo de ser este templo presa de la llama, por el voraz incendio que se declaró al anochecer del viernes 8 de agosto, cebándose en los tojales que tenía el monte, pero afortunadamente pudo cortarse para salvar la ermita por los esfuerzos de los vecinos que en toda aquella noche y al día siguiente no se separaron hasta apagar el fuego .La Virgen de Chamorro puede decirse que es la protectora del país; y todos los naturales, presentes y ausentes, le piden consuelo en sus tribulaciones.
“Cuando la sequía o los temporales comprometen las cosechas, las corpora ciones acompañadas del clero, acuden a implorar su intercesión. Así lo hizo la villa antigua de Ferrol en 1628, según consta en las actas del Ayuntamiento, y así lo volvió a ejecutar la actual ciudad en el presente año (1859), llevando a la Virgen en rogativa el 22 de junio a la iglesia parroquial de San Julián donde se celebró un novenario con funciones solemnes sacando la imagen con las demás en la procesión general del Corpus Christi. Concluido el novenario se restituyó a su solitaria capilla en la tarde del domingo 3 de julio. El Ayuntamiento y clero parroquial del Ferrol fueron a recibir y despedir la Virgen al límite de la jurisdicción de Serantes, interpolándose después las corporaciones de ambos pueblos, con las dos cruces parroquiales en la procesión, con una inmensa concurrencia de la ciudad y de todas las inmediaciones”. (http://www.galiciaartabradigital.com/archivos/193115 )

Recoge la tradición lo que sería una segunda posible justificación para la construcción de esta ermita: la intención de cristianizar un lugar vinculado a los cultos paganos durante el Neolítico. De hecho, según miramos la imagen que coloco bajos estas líneas, yendo hacia el fondo de la ermita y a la izquierda...

Hay una roca muy grande con una cruz cristiana grabada. Cuenta la leyenda que unos pastores que pastoreaban un día por ese monte, se encontraron la imagen de la virgen de Chamorro en una roca pidiéndoles que en su honor se levantase allí mismo una ermita para ella.

La otra parte de esta roca que tan poderosamente llamó nuestra atención sale por una de las paredes al exterior, algo que es realmente extraño. En el exterior, junto a ella, hay otro grupo de rocas. Una de ellas con una serie de petroglifos de círculos concéntricos y de la que, sintiéndolo no he hecho ninguna fotografía.

Estaríamos ante un lugar de importantísimo culto pagano cristianizado. Lo que nos hace pensar que serían muchos los que acudiesen a estas piedras y que por ello, lo que hizo la Iglesia fue levantar la ermita sobre esa impresionante roca de abalar, quedando así cristianizado el lugar.

Sea como fuere, es en 1666 cuando la Cofradía de la Virgen del Nordés decidió difundir su santidad a través de una romería anual que se celebra cada Lunes de Pascua y a la que acuden miles de personas, muchas de ellas recorriendo la ladera del monte y llenando el lugar con exvotos, ofrecimientos y peticiones a la Patrona de Ferrol.


Aunque la sensación de tristeza y oscuridad casi pudieron con la idea de que estas líneas no viesen la luz... Llegar hasta aquí ha sido se lo debo a mi empeño de dar a conocer un lugar que tanto ofrece: el legado histórico de su ermita, el cultural-religioso de su tan concurrida romería y las creencias tan presentes en los fieles; el patrimonio arqueológico con la roca de abalar y los petroglifos; su bonito crucero y el via crucis y la fuente de aguas con poder sanador casi antes de llegar al lugar.

Todo ello sumado a unas vistas maravillosas que deseo disfrutes en el vídeo.

Gracias por llegar hasta aquí.

¡Hasta pronto!

Visita e imágenes tomadas el 24 de julio de 2021









139 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo