top of page
  • Foto del escritorbajoinfinitasestrellas

𝘔𝘪𝘦𝘥𝘰

Actualizado: 16 jun


Autor: Stefan Zweig

Traducción de Eduardo Gil Bera

(96 pp.) – Ediciones ANAYA. CLÁSICOS MODERNOS


Me he sentido nuevamente cautivada por la pluma de este escritor austriaco, maestro de la novela corta. Su forma de perfilar a los personajes y la profundidad con la que describe sus emociones y sentimientos son para mí, puro deleite.



Irene, una dama bien posicionada, felizmente casada y madre, conoce en una velada a un pianista con el que empieza un romance. Y un buen día, más bien, fatídico día "Al bajar la escalera del apartamento de su amante, la señora Irene sintió una vez más aquel miedo absurdo apoderándose de pronto de ella. Un torbellino negro comenzó a girar ante sus ojos, las rodillas se le quedaron congeladas con una rigidez espantosa, y tuvo que agarrarse como pudo a la barandilla para no caer de bruces. No ra la primera vez que se atrevía a hacer aquella arriesgada visita. Aqul horror repentino no era nuevo para ella. Pese a lo mucho que trataba de mentalizarse, cada vez que volvía a casa era presa de ataques de pánico semejantes, provocados por un miedo infundado y ridículo." (Vid. Pág. 5).

Vivían a escondidas su idilio hasta que con ella se cruza una mujer que la increpa y chantajea a cambio de su silencio. Todo se desmorona en el apacible y feliz mundo de Irene y el miedo a perderlo todo se apodera terriblemente de ella hasta el punto de sumirla en una angustia sin fin.

"Entonces chocó con violencia con una mujer que se disponía a entrar.

-Perdón -dijo desconcertada, y se esforzó por dejarla atrás rápidamente.

Pero la mujer, que obstruía todo el ancho de la puerta, le clavó una mirada encendida de cólera y evidente desprecio.

-¡Por fin la he pillado a usted! -gritó con una voz ronca, desatada-. ¡Vaya, es una señora respetable, o sea, una supuestamente respetable! No le basta con un marido, el dinero en abundancia y todo lo que tiene. Además, tiene que quitarle el dinero a esta poble chica..." (Vid. Pág. 7).


Con un ritmo inquietante, vamos sintiendo página a página el miedo que crece en la protagonista. "Irene sentía espanto ante la única vida posible para ella; comenzar de nuevo, deshonrada y estigmatizada, le parecía inconcebible, ella, que hasta ahora no había heho sino dejarse mimar por la vida y no había tenido que esforzarse para construir su destino. Además, estaban sus hijos, su marido, su hogar; todas esas cosas a las que no había prestado atención hasta ahora, que formaban parte de ella y eran la esencia de su vida íntima... iba a perderlas." (Vid. Pág. 27).


"La calle y su mundo, que eran su verdadera vida, estaban fuera de su alcance: como el ángel que custodia la entrada al paraíso con la espada de fuego, así se cernían sobre ella la chantajista y su amenaza." (Vid. Pág. 32).


Llegaron tres chantajes: uno por 100, 0tro por 200 y un último por el importe de 400 libras. Aterrada, empeñó un anillo de prometida. Todo la iba consumiendo poco a poco, vivía en vilo y ya no aguantaba más. El miedo la llevó a la farmacia y tomó una ingesta de pastillas suficiente como para dormirse y descansar. Al despertar, su marido estaba junto a ella, abrazándola le confesó que él era quien había hurdido la trama, quien se había puesto en contacto con la mujer. No sabía que Irene fuese a asustarse tanto y por ello se sentía inmensamente culpable pues sólo quería que ella reaccionase, que cortase la relación...

A la mañana siguiente... todo parecía haber vuelto a la normalidad. Mas... "Algo seguía doliéndole en su interior, pero era un dolor prometedor, candente y, sin embargo, tibio, como las heridas que queman antes de cicatrizar para siempre." (Vid. Pág. 95).



15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page